Noticias

ODS: No vamos por el buen camino

La FAO ha analizado el progreso en los indicadores de los ODS relacionados con la alimentación y la agricultura

Entre otras muchas cosas, la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) implica erradicar el hambre y lograr una gestión sostenible de la agricultura y de los recursos naturales. La FAO ha publicado un informe sobre los 21 indicadores de los ODS que custodia. En este primer informe se han analizado los principales datos y tendencias de los indicadores de cuyo seguimiento se encarga FAO.
Desgraciadamente los resultados no son alentadores, los datos recientes muestran que el avance no es positivo, incluso está habiendo un retroceso en casi todos los indicadores.

El número de personas subnutridas desde el 2015 han aumentado: hoy más de 820 millones de personas pasan hambre. La situación es especialmente alarmante en África donde, desde 2015, la prevalencia de la subalimentación muestra leves y constantes incrementos casi en todas las subregiones.

La inversión pública en agricultura ha disminuido desde el 2001, a pesar de que la contribución del sector al PIB mundial haya aumentado. La inversión en agricultura para el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, particularmente en África, fue reconocida en el 2003 en la Declaración de Maputo de la Unión Africana.

Del 2016 al 2017 los precios elevados de los alimentos han afectado a una tercera parte de los países. En África y Asia occidental se verificaron precios altos de los alimentos en uno de cada cuatro países en estos años. Este hecho representa un peligro sobre todo para las personas más vulnerables. Para estabilizar los precios se necesita una intervención gubernamental que incluya el uso de una combinación de impuestos a las importaciones y exportaciones y ofrezca mecanismos de protección, con el fin de reducir las consecuencias de la inestabilidad de los precios. La inversión en la agricultura también puede prevenir esta inestabilidad.

Por otro lado desde el 2000 al 2015 el planeta ha perdido una superficie forestal del tamaño de Madagascar, aunque la tasa de pérdida de bosques entre 2010-2015 disminuyó aproximadamente un 25% en comparación con el período 2000-2005, por lo tanto está habiendo un progreso sostenible positivo. También está habiendo un progreso positivo en cuanto a la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos.

Para medir estos ODS, desde el 2016, la FAO ha implementado un programa sistémico de creación de capacidad, que incluye talleres regionales de capacitación, asistencia técnica y cursos de aprendizaje en línea. 137 países han participado en una o más actividades de capacitación.

Pero, a pesar de que muchos países han participado, sigue habiendo datos limitados de algunos indicadores. Todavía no hay datos mundialmente comparables de cuatro de los indicadores decisivos de los ODS relacionados con la sostenibilidad agrícola, el acceso de las mujeres a las tierras y las pérdidas y desperdicio de alimentos. Por ello, en el informe no se valoran dichos indicadores.

Hacer un buen seguimiento de los ODS requiere un gran trabajo ya que los indicadores deben desglosarse en numerosas dimensiones, por sexo, edades, etnicidad, condición de discapacidad, etc. Sin falta de datos e información los países no pueden formular políticas eficaces relacionadas con  los alimentos y la agricultura. Y  la falta de información impide también el desarrollo de los esfuerzos de cooperación de la comunidad internacional.

La falta de datos complica que los países puedan hacer un seguimiento de los indicadores de los ODS, sobre todo los países en desarrollo. En ocasiones se hace una recogida de información inservible para conocer la evolución de los indicadores de los ODS relacionados con los alimentos y la agricultura. Y en otras ocasiones hay datos básicos pero no se transmiten con regularidad a la FAO. Para responder a esta carencia, la FAO presentó un programa de diversos donantes por un monto de 21 millones de USD, para apoyar a los países a recoger, producir, difundir y utilizar los datos relativos a los 21 indicadores que están bajo su custodia.