Noticias

Los desafíos y oportunidades del sector agroalimentario ante el Covid-19 en España

Representantes del sector alimentario español debatieron sobre el presente y futuro del sector

El 7 de mayo se celebró el webinar  ‘Agricultura, alimentación y Covid 19: Desafíos y oportunidades’, organizado por el Centro de Estudios e Investigación para la gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales (CEIGRAM-UPM) y la Asociación Española de Economía Agroalimentaria (AEEA). Durante el seminario se discutió el lugar que está ocupando el sector agroalimentario durante esta pandemia y los retos que se le presentan en un futuro próximo. 

Participaron Gabriel Trenzado, director técnico de Asuntos para la UE e Internacional de Cooperativas Agro-alimentarias; Felipe Medina, secretario general técnico de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados; Roberto García Torrente, director de Innovación Agroalimentaria de CAJAMAR; e  Isabel Bombal, directora general de Desarrollo Rural, Innovación y Formación Agroalimentaria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

La primera parte fue coordinada por Isabel Bardaji, directora de CEIGRAM, que lanzó una serie de cuestiones a los participantes para que expusieran qué ha sucedido en estas últimas semanas en el sector. Después, Eva Iglesia y Margarita Brugarolas, co-presidentas de AEEA, moderaron el debate, gestionando las preguntas que los diferentes asistentes iban enviando a través del chat. 

Todos/as los participantes destacaron que esta pandemia ha demostrado que el sector agroalimentario es un sector esencial para la sociedad y que ha conseguido adaptarse a la nueva situación para ser capaces de proporcionar alimentos a todas las personas.  

Gabriel Trenzado señaló lo importante que ha sido la cooperación y la colaboración mutua en todo el sector agroalimentario; esta pandemia ha demostrado la importancia de trabajar de forma coordinada. 

Felipe Medina explicó las tendencias de consumo en estas semanas.  La clientela ha comprado más productos de larga duración y alimento fresco más duradero. En general se han seguido las pautas de consumo que recomendaba el gobierno, las personas han acudido con menor frecuencia a las tiendas y su tiempo de compra ha sido corto respetando las medidas de prevención, por ejemplo, el pago con tarjeta.  También recalcó cómo el sector se ha adaptado satisfactoriamente en estos momentos, ya que hubo que modificar la logística y los pedidos para satisfacer la demanda. Subrayó la importancia de que nuestros circuitos de compra sean cortos, facilitando que las personas tengan que hacer desplazamientos pequeños para comprar alimentos. Señaló también que el comportamiento de los precios se ha mantenido con normalidad y que la venta online ha aumentado notoriamente, una tendencia que seguramente se mantenga.  

Roberto García destacó que el sector ha trabajado de forma coordinada con el gobierno y que, a pesar de que las medidas de prevención han incluido el cierre de fronteras, esa medida no se ha planteado para el comercio de los alimentos. No ha habido un planteamiento de dejar de importar alimentos, aunque sí de exportar, con el objetivo de mantener las cadenas de suministro abastecidas.

Isabel Bombal señaló que, durante estas semanas, los consumidores/as han comprado más alimentos; según datos del Ministerio, un millón de toneladas más que el mismo período del año pasado. No significa que hayamos comido más sino que las compras para el consumo en los hogares han absorbido el gasto que hacíamos en el sector HORECA antes del confinamiento. También apuntó que el sector tiene problemas estructurales a los que hay que poner atención y la innovación puede ser la vía para ello. Bombal destacó la importancia de construir un mundo rural digno que atraiga a jóvenes para garantizar que en el futuro seamos autosuficientes en la producción de alimentos. El teletrabajo puede deslocalizar algunas funciones laborales y hacer que vivir en el campo sea posible. Necesitamos construir un mundo rural sostenible económica y ambientalmente y, desde su punto de vista, la transformación tecnológica puede ser la mejor manera. 

Quizá el mayor desafío para el sector sea adaptarse al cambio climático produciendo alimentos de forma sostenible siendo rentables económicamente al mismo tiempo. Durante el seminario recalcaron varias veces que este proceso deberá construirse poco a poco con la colaboración de los diferentes actores. 

Lo que es evidente es que esta pandemia ha traído un mayor reconocimiento del sector por parte de la sociedad, ha mostrado más que nunca que el alimento es una necesidad fundamental para el ser humano.