Noticias

El impacto de la guerra en seguridad alimentaria en Ucrania

Informe de la FAO sobre la situación alimentaria provocada por la guerra
Bandera de Ucrania y alimentos

La FAO está profundamente preocupada por la situación de la seguridad alimentaria en Ucrania. La guerra que comenzó el 24 de febrero de 2022 ha causado grandes daños y pérdidas de vidas en centros de población clave, se ha extendido por zonas rurales y ha provocado desplazamientos masivos. Todo esto ha resultado en un desafío y en un deterioro para la seguridad alimentaria. Ha afectado significativamente los medios de subsistencia durante la temporada de cultivo agrícola, a través de restricciones de acceso físico y daños a hogares, activos productivos, tierras agrícolas, caminos y otra infraestructura civil.

No está claro si Ucrania podrá cosechar los cultivos existentes, plantar nuevos o mantener la producción ganadera según evoluciona el conflicto. A medida que persiste la inseguridad y se interrumpen las cadenas de suministro locales y nacionales, es probable que las personas caigan cada vez más en niveles de emergencia de hambre y desnutrición. Sería fundamental que la producción agrícola se reanude de inmediato y de manera segura para evitar un mayor impacto potencial en la seguridad alimentaria en Ucrania, en las próximas semanas y meses, así como su repercusión en otros países.

El conflicto ha provocado el cierre de puertos, la suspensión de las operaciones de trituración de oleaginosas y la introducción de restricciones y prohibiciones en materia de licencias de exportación para algunos cultivos y productos alimenticios. Las ciudades clave continúan experimentando fuertes bombardeos, dejando a la gente aislada y enfrentando una grave escasez de alimentos, agua y energía.

Las principales preocupaciones incluyen:

  • Interrupción de la cosecha de invierno y la siembra de primavera.
  • Disponibilidad de mano de obra agrícola, impactada por el desplazamiento.
  • Acceso y disponibilidad de insumos agrícolas, particularmente combustible.
  • Interrupción de la logística y las cadenas de suministro de alimentos.
  • Abandono y acceso reducido a tierras agrícolas.
  • Daños a los cultivos debido a la actividad militar, especialmente durante la etapa vegetativa etapas en primavera.
  • Destrucción de los activos y la infraestructura del sistema alimentario.

Estas preocupaciones se aplican a todas las actividades agrícolas de los pequeños agricultores y agronegocios.